domingo, 7 de septiembre de 2008

Hue


Con toda la pena del mundo dejamos Hoian atrás pero nos repusimos pronto de nuestra recién estrenada nostalgia.
Bordeamos el litoral central para dirigirnos a Hue. A medio camino atravesamos el Paso Hai Van y después de una buena carretera de curvas llegamos a la cumbre de una montaña desdes donde pudimos divisar unas vistas de las que quitan el hipo!


Ya en la ladera paramos de nuevo a contemplar el paisaje. Tierra, mar y aire se fundían entre sí para seguir sorprendiéndonos.


Pasamos unos pueblecitos donde producen artesanalmente un aceite de masaje cuya planta esencial sólo crece en aquella zona. Como a mi me interesan estas cosas, hice parar al conductor para poder comprar un frasco. Entre las propiedades del elixir, se encuentra el aliviar problemas reumáticos. Todavía no lo he probado pero seguro que le doy un buen uso...


Antes de entrar en la antigua capital imperial nos acercamos a ver la tumba del emperador Ming Mang. ( Visitar estos lugares tiene su gracia ya que además de tener una gran belleza arquitectónica, los parajes naturales que los rodean están cuidados hasta el detalle ).


Después de comer hicimos un recorrido por el rio Perfume hasta llegar a la Ciudad Imperial. Viendo las dimensiones de los ríos que tiene este país, el Ebro se nos queda en una simple riera!
Una de las cosas que llamó mi atención fue que, en una de las estancias del recinto amurallado, conviven con los monjes los niños más desamparados a los que se les da cobijo, alimentos y están escolarizados. Cuando son mayores pueden elegir entre tomar los votos ( No se si se diría así en este caso ) o buscarse la vida por sus propios medios.
Ya casi estaba anocheciendo cuando nos dirigimos al mercado de Dong Ba. No era el primero que visitábamos ya que también habíamos estado en el de Hanoi y en el de Hoian.



Calles estrechas por las que a penas puedes circular y en las que puedes comprar desde joyas hasta barreños de plástico. Tienen un amplio surtido de productos alimentarios de los cuales la mitad no conoces pero los que sí tienen una pinta que dejan mucho que desear a los alimentos que nos venden aquí. Allí son de verdad! La fruta, la verdura y el café en especial están riquísimos!.


Ese día nos fuimos pronto a dormir porque a las 09:15 de la mañana siguiente teníamos que coger el vuelo para Ho Chi Minh. A las 07:00 nos pasaron a recoger por el hotel y cuando llegamos al aeropuerto sobre las 07:45 estaba cerrado! Con llave! allí no había ni la mujer de hacer la limpieza!. Sólo estaban un par de agentes de seguridad que nos dieron un ticket para que nos dieran el desayuno gratis ( por las molestias ). Pero no abrieron la cafetería hasta las 10:00.
Por lo visto habían cancelado todos los vuelos ( no nos quisieron explicar los motivos ) y habían avisado la noche anterior de los retrasos. Como no nos habíamos enterado nos tuvimos que esperar literalmente en la puerta a que abrieran y no volamos hasta las 14:00. Cosas que pasan!


3 comentarios:

Sonu dijo...

Querida amiga,no hay palabras,solo decirte que vaya maravilla,gracias por tus fotos,cierto es que una imagen vale mas que....

bela dijo...

Hola Donna, desde luego los paisajes no veas pero...me quedo con esos niños alucinantes.¡¡¡¡que lindos!!!. ¡¡¡que belleza!!!.
Besos
PD: Por cierto esos de rosa son niños o niñas?. Igual ahí el rosa es para los varones, no?. ja, ja

Donna_Regina dijo...

Sonu amiga, te aseguro que las imagenes no hacen justicia a la belleza de este país!

Bela! No puedo resistir a hacerles fotos a los niños, pero mejor me lo paso con ellos!
Las de las fotos son niñas. Todos van al colegio con uniforme pero indistintamente del sexo van con pantalones. Los tendrías que haber visto como salían a mansalva del colegio en sus bicicletas!!
Lo del color rosa supongo que es como aquí que va más ligado a las mujeres...
La verdad es que en Vietnam casi todas las mujeres visten con pantalones a no ser que lleven el traje típico de allí.